Déjalo llorar…

4DC5B85A-EA8E-496C-9261-D5327BA80AFDB5149D9D-84F0-45F5-B5C5-124827AAB87D

Personalmente, soy de esas mamás primerizas que se sienten asfixiadas cuando una o más personas intentan darme un “consejo”. Y lo pongo entre comillas porque no lo siento así. Me pasa que lo tomo como si la persona quisiera imponerlo. Por eso, desearía, en ese mismo momento, que aquella o aquel “consejero” nunca hubiera abierto la boca.

…Sí, es real, eso me pasa. Quizás a tí no, y qué bueno porque al final:Muchas serán las opiniones pero será tu instinto materno el que te llevará a darle a tu chiquito lo mejor.

Inicio de esta manera porque en mi blog también me desahogo y asimismo deseo que ustedes se sientan, si no identificadas, al menos parte cercana de este grupo de nuevas mamás que tenemos un largo camino que recorrer.

Y ahora sí, al grano! Al punto. Porque a lo mejor, Samuel (mi hijo de 3 meses) se despierta con algo de hambre y amamantarlo dificultará un poquitín que termine pronto esta entrada del blog.

Cuando Samuel nació, mi ayuda más cercana fue mi abuela materna, es decir, la bisabuela materna de Samuel. Ella, toda una bendición para mi hogar en esta nueva etapa, trajo consigo todos sus consejos de la vieja guardia, y los llamo así porque definitivamente los tiempos van cada vez más acelerados.

Que el frijol para curarle el estómago, o la miel para los mismos fines. Que hay que bañarlo de una vez, que ese cuento de que solo con esponjita no….y que la dieta de los 40 días (la que intenté seguir al pie de la letra y de la cual les hablaré,si quieren, en otro blog). En fin, unos puestos en práctica y otros no tanto. Ahora no me crean la más ogro, en realidad soy muy sutil para expresar lo que me gusta y lo que no.

Mamitas, quiero dejar en claro que el objetivo de hoy no es criticar ni dejar una postura o creencia mal vista. Nuevamente, al final todas decidiremos lo que creamos mejor para nuestros hijos. Además, criticar a mi abuela?? Si mi mamá más sana para donde…y ella la crió. Y yo también salí muy sana y mi mamá siguió los consejos de mi abuela así que, mal agradecida si no! (Ríanse conmigo).

Cuál es el título de esta publicación? Mentiras que sí me acuerdo… No se permite llorar? De acuerdo, aquí voy.

La cosa va por estos dos puntos:

EL PRIMERO: aquella expresión del “No lo andes tanto en brazo que se acostumbra y te vas a fregar”

EL SEGUNDO: El derecho a llorar

Mi abuela me dijo que si dejaba que Samuel se acostumbrara a estar cargado iba a tener problemas después pues no querría estar en la cuna.

Y yo, viviendo por primera vez esos primeros días de trasnocho inclemente y dolor de seno, por no decir de pezón, y conociendo el verdadero valor de una madre, ni corta ni perezosa, le hice caso. Y es que cómo creen que voy a querer “fregarme” si hay una casa que organizar, trabajos que realizar y otras cosas del día a día que se hacen más sencillos si mi bebé puede estar entretenido en su cuna, con su pañal limpio y estómago lleno? Es que no tendría por qué llorar verdad?? Barriga llena corazón contento, pañal limpió niño seguro, es o no es?? “Pero acostumbrarlo a brazos hará que llore cada vez que lo sueltes y el llanto de un bebé si que perturba”, decía mi abuela. Ahora no la cojan contra ella que es buena.

En todo caso confieso haber aplicado- hasta hace muy poco- eso de “no cojerlo mucho porque se acostumbra” o “malcría”. Incluso, confieso haberlo dejado llorar un buen rato hasta que se quedó dormido….y me dolió.

Les explico y comparto el porqué de mi hasta hace muy poco. Es decir, ya no aplico ese cuento. Estoy leyendo: Educar amando desde el minuto cero de Paloma López Cayhuela y en su cuarto capítulo empecé a entender varias cosas que les resumo en viñetas para que si quieren profundicen más:

1. El vínculo entre El Niño recién nacido y sus más cercanos, en especial su madre, se sustenta en un buena apego. El llamado apego seguro sienta las bases de una buena autoestima. De ese apego seguro El Niño aprenderá si es digno de amor y cuidado, si es importante para el otro y si el otro (el mundo) es confiable o si por el contrario el entorno es hostil y supone una amenaza para sí mismo.

2. El llanto es el lenguaje del bebé. La única forma que dispone para llamar la atención del adulto que no solo debe atender sus necesidades físicas si no emocionales (no menos importantes que el resto).

3. Hay que afrontar el llanto del bebé desde la tranquilidad (preguntarse: qué puede estarme diciendo mi bebé) sin tener un pensamiento catastrofista ( Dios!!! Tendrá algo malo), ni autoculpabilizador( tendría que saber calmarlo), ni autodescalificante ( no puedo con esto, no sé hacerlo)… Y ojo, ni mucho menos con la idea de que el llanto no tiene más objetivo que el de molestarnos (llora para fastidiar, para que lo coja… En vez de quedarse quieto y ya).

4. Acercarse tranquilamente a un bebe que llora le da la capacidad de calmarse mucho mas rápido, de regular sus emociones y de sentirse en un entorno seguro pues entiende que su llanto es herramienta eficaz. Hacer lo contrario, le producirá estrés al pequeño y por consiguiente, más llanto.

Les agrego una cita “hasta las 7 semanas, la respuesta que demos al llanto del bebé determinará que en el futuro recurra más o menos a llorar como modo de comunicación. Los expertos dicen que entre más tiempo se tarde en responder al llanto del niño, más tardará este en tranquilizarse. Un niño atendido en el tiempo aconsejado (no más de 2 minutos de llanto) se convertirá en un niño que llora con menos frecuencia y durante menos tiempo” (López, 2015, 82).

Imaginense, yo cuando lo dejé llorar fueron al menos más de 5 minutos!!!! Pero tampoco me culpen, o se culpen! Nunca queremos lo malo para ellos. Es solo cuestión de lo siguiente: El llanto de un bebe tiene mala fama. Tan mala que creo que no soy la única mamita que ha estado en la calle y si de repente su hijo empieza a llorar desconsoladamente, el objetivo inicial es calmarlo, no por su bien, si no por “no molestar” a los demás.

NO NO NO, mamitas, no. Seamos conscientes de que el llanto como cualquier mecanismo de los que nuestro cuerpo dispone cumple un cometido: liberar estrés. Es un derecho del pequeñito!!! No es bondad o maldad del bebé ser “llorón” o no.

Tenemos una visión llevada al terreno de lo adulto: llora porque sabe y tiene la malicia de querer estar en brazos, y llora porque sólo quiere fastidiar. A caso el bebe trae esa malicia?? Definitivamente no

El recién nacido va apenas a aprender de su entorno. El no sabe si es bueno o malo llorar o estar cargado. El llora como mecanismo de comunicación y quiere estar cargado porque en los primeros días de vida (hasta más o menos los 3 meses) ese lazo, ese apegó al calor de donde lo sacaron (sus pancitas de mamá) apenas lo está dejando ir. Háganlo saber que llegó a un lugar seguro, hagánlo entender que su llanto es atendido y que no está solo, pero que está aprendiendo.

Prueben a ver y me cuentan… No soy “consejera” recuerden que no me va muy bien con ellos.

Firma,

Ginethe

La mamá de Samuel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: